Journal

Materiales SISA: ¿Qué es lana reciclada?

¿Cómo se hace la lana reciclada?

Con más de 100 años de experiencia en lanas regeneradas, nuestro proveedor de lana reciclada se dedica a la producción de este material en el reconocido distrito textil de Prato, Italia desde hace tres generaciones. 

La industria textil en Prato, en la región de la Toscana, se ha mantenido sólida desde el siglo XII. En esta provincia existen alrededor de 3.500 empresas, donde trabajan aproximadamente 40.000 personas en el procesamiento de textiles descartados, especialmente de lana, según National Geographic.

Ahí, prendas que han llegado al final de su vida útil y restos textiles se clasifican cuidadosamente por tonos de color. En la primera planta de reciclaje se retiran los forros, se seleccionan las prendas y se ordenan manualmente. De la misma manera, se remueven los cierres, etiquetas y cualquier elemento adicional que podría intervenir con la calidad del material en las siguientes etapas. Las personas que trabajan en estas fábricas son seleccionadores especializados que continúan con un oficio antiguo de este sector textil: la división de materiales por tipo, color y calidad de fibra.

Después de la selección anterior, los pedazos de tela se carbonizan para eliminar la celulosa, principalmente el algodón y la viscosa, ya que incluso el algodón de unas puntadas de hilo podría comprometer la calidad de la lana reciclada. Tras la carbonización, los pedazos de tela se revisan a mano nuevamente para remover cualquier elemento inadecuado para el proceso.

Luego, los materiales pasan por una máquina lavadora y trituradora, que hace ambas acciones al mismo tiempo. El agua ocupada en esta etapa se destina a un canal de reciclaje para ser reutilizada. Después de esto, la lana triturada se seca, se establece el conteo de hilos, y las fibras están listas para convertirse en una nueva tela. Así, los restos textiles empiezan a transformarse en una lana regenerada. 

La elección de color y la determinación de los porcentajes relativos se le encarga a un experto llamado feltrinista en italiano, quien prepara el feltrino, es decir, el relleno que contiene distintos tipos de fibras para lograr el color final requerido.

Las lanas recicladas se obtienen a través de la regeneración de restos textiles y ropa usada que se selecciona por color, sin procesos de teñido. Toda esta producción se realiza en las plantas carbonizadoras y lavadoras-trituradoras en Prato, Italia. 

El tratamiento biológico del agua en este proceso permite su recuperación y reutilización. Además, sus plantas cuentan con un sistema fotovoltaico para minimizar las emisiones de dióxido de carbono generadas. 

En el sistema de producción linear que favorece la industria de la moda actualmente, solo el 1% de los desechos textiles mundiales se reciclan actualmente para convertirse en nueva ropa, según la fundación Ellen MacArthur. La recuperación y regeneración de restos textiles previene que estos materiales sean desechados en vertederos.

Las lanas recicladas que ocupamos en SISA están certificadas por el Estándar Global de Reciclaje o Global Recycled Standard (GRS, por sus siglas en inglés), un estándar internacional que verifica su contenido reciclado, garantiza que se haya minimizado su impacto medioambiental y químico, y asegura buenas condiciones laborales en su producción.

Conoce nuestras prendas hechas de lana reciclada, acá.